sábado, 1 de mayo de 2010


JONY EN EL CALIDOSCOPIO

Me asomé por el calidoscopio y ví el rostro de un niño que dialogaba con una mujer. Se llama Jony. Parecía no querer decir demasiado sobre sí mismo, miraba pícaro y desafiante a su nueva maestra cuando llegó su turno de presentarse. Se escuchó la voz de otro niño diciendo algo acerca de su nacionalidad boliviana.

- ¿Tu familia es boliviana, Jony? – preguntó la docente.
- No. Mi mamá, nació en Bolivia y mi papá nació en Bolivia.- contestó un poco desconcertado.
- ¿Vos naciste acá?
- No, yo nací en Bolivia.
- Ah, sos boliviano. ¿Dónde naciste?
- En Cochabamba, en La Paz.
- ¡Uy, La Paz! Tengo muchas ganas de conocer tu ciudad. ¿Te acordás o eras muy chiquito?
- Nooo, me acuerdo. Tenía dos años cuando vine.
- ¿Y te acordás de Bolivia? Viniste muy chiquito ¿O después volviste?
- No, no volví. Me acuerdo.
- ¿Qué te acordás, Jony?
- Que mi papá trabajaba en una mina y sacaba unas piedras.
- ¡Uy, qué bueno! – agregó la maestra pensando exactamente lo contrario.
- Una piedra así de grande y yo una vez entré a la montaña con el. Y anduve en un… en un …
- ¿Como en un trencito?
- Sí, iba por una autopista. Y había un dios que daba miedo y si no creías en el te morías.
- Nooo, Jony, no te morís por eso.
- Siii, me dijo mi hermano que si.
- Jony, todavía no nos contaste qué te gusta.
- Jugar a la pelota.
- ¿De qué equipo sos?
- De San Lorenzo porque la cancha queda en frente de mi casa.
- ¡¡¡ Justo en frente!!!! ¡¡¡¡ Qué bueno!!!!!
- ¿Fuiste alguna vez a la cancha?
- Sí, una vez con mi hermano entramos corriendo para que no nos agarre un policía.

Tiene nombre sajón y rasgos aymaras. Combina relatos familiares, fantasías infantiles y recuerdos. Nació en Bolivia, crece en Buenos Aires. Vive en una villa y es de San Lorenzo porque es el club de su barrio.

2 comentarios:

Hilda dijo...

Lo leí con detenimiento.
La cosa es así. Menos mal que la maestra apoyaba a Jony.
Muy bueno.
Gracias !
Hilda

Carlita Online dijo...

Gracias a vos por tu comentario Hilda! Es la realidad de gran parte de la población de las escuelas públicas de la Ciudad. Las mismas escuelas a las que se les limita la cantidad de maestros ZAP. Me parece interesante pensar en la identidad de est@s alumn@s con esta macromovida del Bicentenario.
Besos