domingo, 18 de julio de 2010


QUIENES EDUCAN EN LA DISCRIMINACIÓN MOSTRARON LA HILACHA

Amanecí el jueves con la buena noticia de que en Argentina cualquier persona mayor de edad si lo desea puede casarse con otra persona sin importar si son un hombre y una mujer, dos mujeres o dos hombres. Confieso que en más de una oportunidad creí que esta batalla en la lucha de los Derechos Humanos se perdía. Siento una alegría muy profunda que no se opaca por otras cuestiones que sí me generan profunda preocupación.
Gran parte de las escuelas católicas argentinas no sólo bajaron línea contra la homosexualidad sino que también movilizaron a sus comunidades a la marcha del día martes. ¿El lema de la convocatoria? ¡El lema! Que los niños tienen derecho a una mamá y un papá. No a una familia. ¿Dónde vivió esa gente durante los últimos treinta y cuatro años? ¿Por qué la religión católica se preocupa por los posibles hijos de familia homoparentales y no por los niños abusados por el cura Mario Grassi? ¿Cómo se puede sentir tanta impunidad para decir que hay odio y guerra contra dios? Sólo con un cerebro muy cerrado se puede lograrlo. Esta manipulación ideológica reviste muchísima gravedad porque están educando en la discriminación, están atentando contra el espíritu igualitario de la normativa y contra los lineamientos curriculares vigentes que promueven fuertemente la formación hacia construcción de ciudadanía.
Algunos creen que la iglesia cayó en una trampa discursiva. La iglesia católica mostró una vez más la hilacha de su pensamiento hegemónico, xenofóbico y medieval.

3 comentarios:

Flavio Buccino dijo...

Muy bueno el punto de que le están enseñando a nuestrospibes en aquellas escuelas que "trabajaron" en contra de la aprobación de la Ley. Cumplen con los principios del diseño curricular o no? Muy buen punto!!!

Carlita Online dijo...

No, claro. La discrminación no cumple con los contenidos curriculares, tampoco con los NAP nacinales.

Carlita Online dijo...

A CONTINUACIÓN REPRODUZCO MI RESPUESTA A UN MAIL RECIBIDO DE PARTE DE UNA COLEGA QUE INTERPRETA COMO DISCRMINATORIA MI EXPRESIÓN HACIA EL ACCIONAR DE LA IGLESIA CATÓLICA:
Tener un blog, "postear", es hacer públicas las ideas que circulan por la cabeza de su autor/a. Lo publicado es para el debate, lejos está de ser un diario íntimo. No viola mi intimidad ni el respeto que lo hagas en el blog. Para eso está, es el lugar para la disidencia. Por lo tanto, te invito a hacer uso de los comentarios para expresar tus ideas. El posteo al que aludís habla de temas de políticas públicas, de DDHH, un tema tan inmensamente político como para llevar a la reforma del código civil.
Claramente el posteo alude a expresiones sumamente violentas y homofóbicas de la conducción de la iglesia católica - no a los creyentes en dios - y a decisiones políticas al respecto porque una marcha es un hecho político. La homofobia es discrminación, hacerla pública y convocar hacia ella es aún más grave.
Con respecto al abuso sexual de niños y niñas y en particular al pedófilo Grassi, si dudara de su culpabilidad no trabajaría en la ONG presidida por Jorge Calcagno, abogado defensor de uno de los niños (hoy ya un joven) abusados.
Tampoco dudo de que la conducción de la iglesia católica en tanto institución religiosa masiva abusó de su poder para estigmatizar a una minoría sexual. Es cierto, son humanos y se equivocan. Hegemónicos, xenobóbicos, medievales, conquistadores y humanos equivocados....